Messi, ante su maldición: nunca ha marcado al Chelsea