Messi es imposible de frenar: la barrera especial del PSV no sirve de nada