Messi, abatido y hundido, no participa en las bromas de sus compañeros en el entrenamiento