Messi y Suárez, las dos grandes ausencias en la despedida de Iniesta, tenían otros compromisos personales