Messi le negó la mano a Gil Manzano al final del partido tras no pitar una falta en el 92’