¿Merece Mourinho una sanción ejemplar?