McGregor destroza un autobús en el que iba un luchador y se entrega a la policía