El reto de Marcos y su equipo: jugar como España en el Mundial de discapacitados