Marcharse del Atlético de Madrid para ganar más títulos ya no es una apuesta segura