Marcelo intentó frenar a sus compañeros para que no cantasen el "Piqué, cabrón, saluda al campeón"