Marcelo, Modric, una botella de champagne y la fiesta de celebración en el vestuario