Marcelo y Khedira, las dos caras del Madrid