Marc Márquez, el niño prodigio