Maradona acabó descamisado y cantando sobre una furgoneta en su fiesta en Nápoles