Los españoles Manolo Jímenez y José Ángel Crespo vivieron en primera persona el incidente con el presidente del PAOK