Mandzukic y Griezmann, la dupla que ilusiona a los atléticos ya empieza a funcionar