Manchester, el nuevo campo de batalla de Mourinho y Guardiola