En el Madrigal se volvió la mejor versión de Messi: dio la asistencia decisiva a Sandro