El Madrid sigue presionando, pero el Barça no falla