Mucho Madrid, nulo Zaragoza