Madrid, una ciudad dividida por dos colores: llegó la hora de la verdad