El Madrid de Mourinho gana a todos en ataque