Madrid y Barça buscan recuperar a sus superhéroes: Cristiano Ronaldo y Leo Messi