Los números de la MSN: la delantera más increíble de la historia del fútbol, una amistad imborrable