Los ultras del Lyón reciben con aplausos a sus jugadores tras ser agredidos por los radicales del Bastia