Luke Aikins bate el récord del mundo de salto sin paracaídas tras lanzarse desde 7.620 metros de altura