Luis Suárez sigue siendo el más resolutivo del equipo, pero necesita compañía