Luis Enrique se sometió al reconocimiento médico de los jugadores y demostró estar para jugar