Luis Enrique, el ojo que todo lo ve