Luis Enrique no vio la celebración de Messi y se marchó directo al vestuario