Luis Enrique tapa una cámara con su abrigo antes de la rueda de prensa