Luces encendidas, teléfonos pegados a la oreja y mucha tensión en las oficinas del Barça