Lopetegui, ante su gran reto: construir un equipo competitivo sin Cristiano Ronaldo