Locura en Turín con la llegada de Cristiano: ya tiene su propia copa de helado