El campo del Lleida se expresó políticamente: cánticos, esteladas, libertad para los ‘Jordis’ y una bandera de España