Llega la hora de Bale: el galés será el encargado de hacer olvidar a Cristiano