De Marcos se queda solo ante el portero y la manda por encima del larguero