El Athletic, en caída libre