Así salió Leo Messi del Olímpico de Roma: solo, cabizbajo y con la mirada perdida