El Langui le pone voz al grito de guerra de los deportistas paralímpicos españoles