Los Lakers, salvados por la campana