Los Lakers demuestran por qué son el mejor equipo de la NBA