Kun Agüero pone los destellos frente al Panathinaikos