Kovacic, a misa con la camiseta de Croacia, antes de ser recibido en su localidad