Kompany vivió los minutos finales de la derrota del United en casa de su familia