El zasca de Kluivert a Maradona: pasa olímpicamente de saludar al argentino