Klopp se queja de un penalti, busca apoyos entre los periodistas y se lleva un zasca