Klopp quiere acabar con su maldición: El técnico del Liverpool ha perdido seis finales