El análisis de Kiko Narváez sobre los movimientos de Rodrigo ante el Atlético de Madrid