Locura en Kiev: una de las finales de Champions más cara de los últimos años